Cascara sagrada - información y beneficiosOpiniones de la cascara sagrada

¿Qué es la cáscara sagrada? – Información y beneficios

La cáscara sagrada se obtiene gracias a la corteza de la Frangula purshiana o Rhamnus purshianus, y la encontramos sobre todo en las zonas más templadas de Norte América.

La corteza seca de la cáscara se ha utilizado durante siglos como laxante, gracias a los nativos americanos en el noroeste del Pacífico, aunque luego fue trasladado a Europa por los colonizadores.

Los productos químicos principalmente responsables de la acción laxante son los glucósidos hidroxiantracénicos y emodina. Actuan como laxantes estimulantes del intestino grueso.

La cáscara es un arbusto de entre 4,5 y 10 metros de altura, con un tronco de aproximadamente entre los 20 y 50 centímetros de diámetro. Tiene un color parecido al marrón, pero por dentro es de un color amarillento, con un sabor exageradamente amargo, que suele permanecer en la boca durante varias horas.

Las hojas son caducas, se sitúan agrupadas cerca del final de la rama, una rama brillante y verdosa en la parte superior del tronco, con pequeños dientes en los costados.

Las flores son pequeñas, no llegan al centímetro de diámetro, con varios pétalos en forma de copa. La época de floración suele ser breve, naciendo en primavera y desapareciendo durante el verano. La maduración también es rápida, volviéndose la hoja de color morado, conteniendo una pulpa amarillenta.

SU USO MEDICINAL

Los nativos americanos lo llevan utilizando como laxante natural, ya que contiene antraquinona, el látex del aloe vera. Tradicionalmente se la conoce como cáscara sagrada, puesto que los conquistadores españoles creyeron que su eficacia era milagrosa, sagrada.

En 1999 la cáscara componía el 20% del mercado americano de laxantes, es decir, 2 de cada 10 medicamentos poseían las propiedades de la cáscara sagrada.

LAS SUSTANCIAS DE LA CÁSCARA

La cáscara sagrada contiene diversas sustancias quinoides que se encuentran en la corteza de la cáscara. Los productos químicos principalmente responsables de que ocurra la acción laxante son los glucósidos hidroxiantracénicos, que provocan la estimulación del colon para facilitar la tránsito. Además, inhibe la absorción del agua del intestino grueso, aumentando el contenido intestinal, llevando a una presión mayor.

Los componentes de la cáscara, son excretados por el riñón tras el uso medicinal, algo inofensivo pero que provoca un pequeño cambio en el color de la orina.

Actualmente se ha demostrado que la corteza de la cáscara contiene una sustancia de nombre emodina, efectiva contra el cáncer.

LA PREPARACIÓN

La corteza habitualmente se recoge fácilmente del árbol. Una vez arrancada, ésta, debe reposar durante 1 año antes de su uso, puesto que si se tomara recién cogida, provocaría al consumidor vómitos y diarrea. El secado de la corteza se realiza a la sombra, preservando su color amarillo. El proceso puede ser acelerado mediante la cocción a una temperatura baja durante unas cuantas horas.

Se suele recomendar en dosis de 10 a 30 granos, disolviéndose en agua (de 1 a 3 gramos) o si se toma en corteza en polvo de 1 a 2,5 gramos.

QUÉ PRECAUCIONES TOMAR

El laxante solo debe utilizarse a corto plazo (nunca más de 7 días), y no es recomendable que lo tomen mujeres embarazadas (podría inducir al parto), por mujeres lactantes (los compuestos pueden ser transferidos al bebé), ni por personas con obstrucciones intestinales. Tampoco por personas con enfermedades como la de Crohn, síndrome del intestino irritable, colitis, hemorroides, apendicitis, o problemas renales.

Web de